viernes, 26 de abril de 2019

DÍA 5 DEL JUICIO ORAL, A “EL CAYEYO YÚNIOR”

PORTADA 26.04.2019
SAN LUIS POTOSÍ, MÉXICO. ● Este viernes 26 de abril a las 15:35 pm, el Tribunal dio por concluida la jornada de comparecencias de esta semana, las testimoniales se reanudarán la próxima semana, continuando con los testigos ofrecidos por la Representación Social, la Fiscalía.
El nuevo Sistema se implementó con la intención de impartir una justicia pronta y expedita, sin embargo, eso no se ha manifestado, pues de 28 testigos ofertados por la Fiscalía, en cinco días apenas se desahogaron 16 personas, haciendo extenuantes las jornadas para ambas partes, inclusive el mismo Juez que porta la voz, concluyó en algún momento: “Este Tribunal necesita estar lúcido”.
El día de hoy, viernes, comparecieron tres amigos del occiso Eugenio “N”, en general todos narraron haber estado el 4 de mayo del 2017 celebrando el cumpleaños del hermano de uno de ellos en el restaurante Hank´s, haber salido de ese lugar por la madruga para dirigirse a la casa de Cayeyo en el Campestre de Golf.
El testigo Juan “N”, inició con su interrogatorio a las 9:11 am, y además de informar al Tribunal acerca de la celebración de ese día, dijo que en la casa de Cayeyo, éste pronunció con voz fuerte: “sálganse a la chingada”, por lo que los tres amigos dejaron solos a Eugenio y Eduardo.
Después, el testigo Fernando “N”, dijo ante la Sala que esa madrugada en la casa de Cayeyo, bebieron tequila y que el presunto culpable se notaba alterado, al grado de lanzar al suelo un caballito de tequila el cual se rompió.
Por último, Daniel “N”, narró algo similar, respecto a estar en el restaurante Hank´s y el haberse trasladado al Club Campestre, mencionó además, que al llegar al domicilio de Cayeyo, se percató de un mueble que contenía diversas armas de fuego. Dijo, que al día siguiente se enteró del fallecimiento de Eugenio por su hermano quien fue informado por la hija del Fiscal Federico Garza quien fuera la novia del ahora occiso.
Los tres dijeron haberse ido juntos, dejando a Cayeyo y Eugenio solos, pero ninguno observo golpes o agresiones, ni explicaron la razón por la que dejaron a su amigo con una persona supuestamente alterada y con dudoso pasado, es decir, los tres amigos que testificaron narraron al Tribunal que era del dominio público que Cayeyo tenía reputación de ser explosivo y agresivo, al grado de haber golpeado a su propio tío en el pasado.
Juan, Fernando y Daniel, los tres oscilando entre los treinta años, vestidos con ropa visiblemente de alguna marca, con apellidos de abolengo, amantes del motocross y amigos de Eugenio desde la infancia. Es raro observar a personas con esas características en el Centro de Justicia, desde el lunes que fueron citados sobresalían entre toda la gente que estaba en la sala de espera de las Salas Orales.
Durante los interrogatorios, procuraron en todo momento no mirar al presunto culpable, al que tenían a escasos dos metros, algunos asistentes a la audiencia comentaron que Cayeyo derramó algunas lágrimas, aunque no lo podemos confirmar. Y a pesar de que estuvieron tranquilos, los tres denotaron una ligera y profunda tristeza al recordar a su amigo Eugenio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario